Recetas

Cómo hacer espuma de limpieza para piel sensible

Algo que me encanta de hacer espumas de limpieza es que éstas se aplican dando una sensación muy agradable, además de rendir mucho más y evitarnos andar pensando cómo espesar nuestra preparación. Con malva y manzanilla, esta receta es ideal para pieles sensibles y delicadas. ¡Y reutilizamos un envase en desuso!

En casa siempre tenemos armada esta espuma de limpieza y la utilizamos todos, grandes y no tanto. Sirve tanto para el rostro como para las manos (una clienta incluso la utiliza como jabón íntimo y está encantada). Calma, suaviza y limpia muy delicadamente con una fragancia suave y natural. ¿Qué convierte una simple formulación con tensioactivos líquidos en formato espuma? Tan simple como la válvula del envase. Ésta le imprime aire a la preparación y ya sale lista una espuma súper cremosa. Se pueden conseguir los envases vírgenes (son un poco más costosos) o en este caso reutilizamos el envase de un jabón de manos. También se venden dispensadores automáticos. Lo único que interesa es que sea una “válvula de espuma”.

Malva (Malva sylvestris)

La malva es una planta que todos deberíamos tener en nuestro botiquín de hierbas. Su alta cantidad de mucílagos (es como una especie de gelatina), taninos y vitaminas la hacen excelente para desinflamar, desinfectar, humectar y proteger la piel. En esta receta utilizamos un extracto glicerinado hecho con sus flores. Para realizarlo, colocamos flores secas en un frasco esterilizado y cubrimos con glicerina vegetal. Lo dejamos reposar al oscuro unos 45 días y luego colamos y exprimimos con una tela fina.

Manzanilla o camomila (Matricaria recutita)

Es sabido que la manzanilla es otra de esas flores con miles de beneficios y aplicaciones; en esta receta la elegimos por ser antiinflamatoria, calmante y muy tolerada por pieles sensibles y por su dulce fragancia floral. Utilizamos el aceite esencial.

Receta de espuma de limpieza para piel sensible

(Para aprox. un envase de 250 cc)

  • Agua destilada 172,5 gs
  • Decyl glucosido 22,5 gs
  • Coco glucosido 20 gs
  • Betaína 10 gs
  • Extracto glicerinado de malva 12,5 gs
  • Aceite de jojoba 5 gs
  • Ácido cítrico 2,5 gs
  • Aceite esencial de manzanilla 10 gotas
  • Cosgard (conservante) 2,5 gs

En un recipiente esterilizado colocar el decyl glucosido, el coco glucosido y la betaína. Integrar bien. Colocarle el aceite de jojoba. Integrar y reservar. En otro recipiente esterilizado, colocar el agua y el ácido cítrico. Revolver hasta que se disuelva correctamente. Una vez disuelto, agregarle el extracto glicerinado de malva. Revolver bien. Integrar ahora ambas preparaciones sin batir. Agregar el aceite esencial y por último el conservante. Pasar al envase con válvula y está lista para usar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s