Jabones de sal: cómo hacer jabon de sal marina y rosa del himalaya.

También conocidos como barras de spa, los jabones de sal son ideales para exfoliar, desintoxicar y limpiar nuestra piel en un sólo paso y con sólo un producto. Ofrecen una experiencia sumamente agradable que relaja e invita a disfrutar de un momento único en la ducha.

Propiedades del jabón de sal

Jabón de sal marina

Es un exfoliante intenso -pero delicado- ideal para pieles normales a grasas. Limpia en profundidad, mejora la circulación, desintoxica y aporta minerales como calcio, magnesio, potasio, yodo, etc. Se trata de un jabón duro (pero con tendencia a ser friable) que produce una buena cantidad de espuma.

Cómo formular una receta de jabón de sal

Como su nombre lo indica, debe llevar una cantidad muy elevada de sal: entre el 50 al 100% del peso total de los aceites que componen nuestra fórmula (no del peso total del jabón). Colocar una cantidad fuera de esos límites puede provocar que nuestro jabón se corte. Se puede usar sal marina, rosa del himalaya, negra, epsom; de grano fino o grueso, es a gusto.

Debido a que la sal baja la cantidad de espuma que producirá nuestro jabón, para remediar esto, debe ser formulado casi enteramente con aceite de coco -el cual gracias a su alta cantidad de ácido láurico, es el que más espuma produce- a elevadas cantidades, entre un 80% a 100%. Para compensar la acción resecante de este aceite, debemos elevar el sobreengrasado a cantidades muy altas, entre un 10 a 20%.

Jabón de sal del Himalaya

La sal debe agregarse luego de que el jabón trace y se coloque la fragancia o aceites esenciales, se integra con espátula y se coloca preferiblemente en moldes de silicona individuales, ya que alcanza una dureza extrema en muy poco tiempo. Se podrán desmoldar en apenas una o dos horas. Si deseamos usar un molde grande, deberemos estar atentos a cómo endurece y apenas lo consiga, desmoldarlo y cortarlo enseguida, ya que luego tendrá tendencia a quebrarse y desmenuzarse. Luego de elaborados deben guardarse en un ambiente muy seco o envolverse en papel film, ya que -de lo contrario- en días de humedad absorberán ésta del ambiente y se poblarán de gotitas en toda su superficie. Se dejan curar como todos los jabones CP -cold process o proceso en frío- durante unos 40 días, aproximadamente.

Receta de jabón de sal

(para un kilo)
  • Aceite de coco 400 gs
  • Agua destilada 140 gs
  • Sosa 61 gs
  • Sal 400 gs
  • Aceites esenciales (opcional) 20 gs

Elaboración

Preparar la lejía de agua y sosa, reservar. Derretir el aceite de coco. Cuando ambos estén tibios, añadir la lejía al aceite de coco y batir con licuadora de mano hasta alcanzar una traza ligera a media. Agregar el aceite esencial de preferencia (a mí me encanta hacer los jabones de sal con óleo 31) la sal, integrar y enmoldar. Desmoldar apenas se note endurecer.


6 respuestas a “Jabones de sal: cómo hacer jabon de sal marina y rosa del himalaya.

  1. Los jabones de sal me encantan, dejan la piel perfecta. Siempre los he hecho con una fórmula que me gusta y si que es verdad que de espuma, poca. Voy a probar tu método solo coco y lo dejaré en el cajón olvidado (si aguanto la tentación). Seguro que queda buenisimo.
    Gracias por compartir!

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s